Los vecinos morosos y la protección de datos

A pesar de que suele suceder que en una comunidad de propietarios se publiquen datos personales sobre la insolvencia de un propietario deudor, es conveniente tener en cuenta que puede producirse una violación de la normativa de protección de datos e incluso una contravención de sus derechos fundamentales.

Es decir, que podemos encontrarnos con que tenemos un vecino que no paga y que luego se enfada porque se ha publicado su condición de morosidad en un listado por lo que acaba denunciando a la comunidad por este hecho. Es por ello que antes de nada debemos tener claro si podemos o no publicar en la convocatoria de la junta el nombre de los propietarios morosos.

En primer lugar hay que analizar si desde la comunidad se pueden tratar los datos de ese vecino deudor. Para ello, se deberá tener en cuenta que, como ya hemos visto, todo tratamiento de datos de carácter personal debe encontrarse fundado en alguna de las causas legitimadoras para ello. En este caso concreto, podemos ver que el tratamiento de los datos de cualquier vecino resulta necesario para el cumplimiento de una obligación legal aplicable al responsable del tratamiento.

Por otro lado, en virtud de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH), es posible la publicación en la convocatoria de la junta la relación de propietarios que no estén al corriente en el pago de las deudas vencidas a la comunidad

Ahora bien, ¿qué sucede si aun así el moroso sigue sin pagar y no se da por aludido? Tranquilos, que se puede proceder a publicar su situación de impago en el tablón de anuncios aunque, como veremos a continuación, antes de llegar a esto se debe intentar la notificación por otros medios.

En primer lugar, se habrá tenido que notificar al afectado en el domicilio que haya señalado a efectos de notificaciones de conformidad con lo indicado en el artículo 9.1.h) de la LPH, sobre la convocatoria de la junta o el acta donde se contiene su condición de deudor.

En su defecto, si el vecino deudor nunca indicó cual era su domicilio a efectos de notificaciones, se deberá haber practicado la notificación en el inmueble del que es propietario en la comunidad de que se trate.

Sin embargo, cuando no se ha podido notificar al deudor en su domicilio, es cuando se procederá a publicar la convocatoria de junta o el acta en el tablón de anuncios del edificio o en lugar visible de uso general habilitado al efecto y expresando la fecha y motivo por el que se procede a realizar así la notificación. La notificación así practicada ya produce efectos jurídicos en el plazo de tres días naturales.

Aun así, hay que tener presente en todo momento que la finalidad de colgar la lista en el tablón es la de informar a los propietarios deudores de que se hallan en tal situación y que se dé por practicada la notificación. En ningún momento se hace para poner en conocimiento de terceros tal hecho, aunque no obsta que se llegue a producir esta consecuencia inevitable. Es por ello que la ley exige que se intente la notificación personal al vecino moroso por otros medios antes de proceder a publicarlo en el tablón de anuncios, lo cual se haría como última posibilidad y evitando, en la medida de lo posible, ponerlo en un lugar de libre acceso a terceros ajenos a la finca.

Por último, ha de tenerse en cuenta que no cabe la publicación de una especie de listado independiente con los nombres de todos los vecinos deudores, como si de una lista negra se tratase ya que la LPH hace referencia únicamente a la publicación de la convocatoria de junta y la del acta aprobada por los propietarios.